Educación primaria

Tenemos muy presentes los cuatro pilares que la UNESCO identifica como bases para la educación del siglo XXI:

Aprender a conocer: asentando las bases de los instrumentos del saber:

  • Estimulando la comprensión lectora y ayudando al alumnado a descubrir el gusto por la lectura, potenciando la expresión escrita y oral, desde el teatro, la danza, la poesía, la expresión corporal, la pintura, la música, desde cualquier modo de expresión de su creatividad.
  • Desarrollando el pensamiento lógico-matemático, desde unas matemáticas muy manipulativas, a través de juegos y problemas cercanos, de su entorno, incorporando las TICs e iniciándose en programación.
  • Sembrando el interés por la investigación, por la ciencia, por todo aquello que nos abre los ojos y nos lleva a descubrir con curiosidad el mundo en que vivimos y las personas que lo habitan, no solo desde los libros, también saliendo al entorno, haciendo excursiones, tocando la naturaleza, visitando museos… desarrollando desde aquí, un pensamiento crítico y constructivo.

Aprender a hacer: haciendo desde la práctica, desde la manipulación, manchándonos, desde la acción. Utilizando unas metodologías activas y participativas, donde el alumno es el protagonista y se siente responsable de su proceso de aprendizaje.

Aprender  a vivir juntos: desde el hacer y desde el sentir:

  • Trabajando por proyectos, de forma globalizada y colaborativa, descubriendo complementariedades entre compañeros, aprendiendo a resolver los conflictos a través del diálogo y a llegar a acuerdos grupales a través del consenso.
  • Fomentando el desarrollo de habilidades sociales: la asertividad y la empatía.
  • Valorando positivamente la diversidad a través de las vivencias cercanas de integración en el aula, llegando a descubrir desde aquí el valor de la justicia y la solidaridad.

Aprender a ser: desde  el conocimiento de uno mismo, desde el descubrimiento de nuestro mundo interior, aprender a respetar a los otros y a respetarnos, aprender a valorar el silencio, a escuchar y a escucharnos; se trata de llegar a ser personas auténticas, coherentes entre lo que pensamos, sentimos y actuamos; todo un reto de crecimiento personal.

Aprender  a vivir juntos: desde el hacer y desde el sentir:

  • Aprendizaje cooperativo y proyectos
  • Disciplina positiva
  • Proyecto alumnos-ayudantes
  • Auxiliar nativo
  • Educación artística (plástica y musical)
  • Programación y robótica con Lego
  • Uso de metodologías activas y material manipulativo
  • Acompañamiento emocional

Tenemos muy presentes los cuatro pilares que la UNESCO identifica como bases para la educación del siglo XXI:

Aprender a conocer: asentando las bases de los instrumentos del saber:

  • Estimulando la comprensión lectora y ayudando al alumnado a descubrir el gusto por la lectura, potenciando la expresión escrita y oral, desde el teatro, la danza, la poesía, la expresión corporal, la pintura, la música, desde cualquier modo de expresión de su creatividad.
  • Desarrollando el pensamiento lógico-matemático, desde unas matemáticas muy manipulativas, a través de juegos y problemas cercanos, de su entorno, incorporando las TICs e iniciándose en programación.
  • Sembrando el interés por la investigación, por la ciencia, por todo aquello que nos abre los ojos y nos lleva a descubrir con curiosidad el mundo en que vivimos y las personas que lo habitan, no solo desde los libros, también saliendo al entorno, haciendo excursiones, tocando la naturaleza, visitando museos… desarrollando desde aquí, un pensamiento crítico y constructivo.

Aprender a hacer: haciendo desde la práctica, desde la manipulación, manchándonos, desde la acción. Utilizando unas metodologías activas y participativas, donde el alumno es el protagonista y se siente responsable de su proceso de aprendizaje.

Aprender  a vivir juntos: desde el hacer y desde el sentir:

  • Trabajando por proyectos, de forma globalizada y colaborativa, descubriendo complementariedades entre compañeros, aprendiendo a resolver los conflictos a través del diálogo y a llegar a acuerdos grupales a través del consenso.
  • Fomentando el desarrollo de habilidades sociales: la asertividad y la empatía.
  • Valorando positivamente la diversidad a través de las vivencias cercanas de integración en el aula, llegando a descubrir desde aquí el valor de la justicia y la solidaridad.

Aprender a ser: desde  el conocimiento de uno mismo, desde el descubrimiento de nuestro mundo interior, aprender a respetar a los otros y a respetarnos, aprender a valorar el silencio, a escuchar y a escucharnos; se trata de llegar a ser personas auténticas, coherentes entre lo que pensamos, sentimos y actuamos; todo un reto de crecimiento personal.

  • Aprendizaje cooperativo y proyectos
  • Disciplina positiva
  • Proyecto alumnos-ayudantes
  • Auxiliar nativo
  • Educación artística (plástica y musical)
  • Programación y robótica con Lego
  • Aprendizaje cooperativo y proyectos
  • Metodologías activas de aprendizaje
  • Creatividad
  • Uso de metodologías activas y material manipulativo
    Acompañamiento emocional
Loading

Esta página uiliza Cookies personalizadas y de terceros para el correcto funcionamiento. Esta página no guarda información de usuario. Si desea saber más pulse en Política de privacidad y  Cookies.